El hombre que retrató a José Canalejas - Almería Costumbrista

El marmolista Luis Díaz Vila instaló su fábrica de pavimentos hidráulicos en el número 59 de calle Granada. Se denominaba Las Dos Rosas y, cuando era publicitada en 1893 en La Crónica Meridional, tenía productos con calidades y precios "a competencia con los del reino y extranjero".


 El industrial era un magnífico artista, según consta en varios apartados de la prensa. De hecho, obtuvo una mención especial en la Exposición Provincial de Almería de 1895, por un retrato realizado en mármol. También presentó sus sensacionales baldosas en el evento, el cual se celebró durante la feria en la planta baja del Círculo Mercantil.


Las habilidades de Díaz Vila quedaron plasmadas a través de sus baldosas, pero la prensa destacaba otras labores suyas no menos interesantes, como el retrato de José Canalejas Méndez, ministro de fomento en 1889, realizado en mármol negro de Bélgica. “Está grabado a cincel (…) con tal riqueza de datos, tan desvanecidas las sombras, tan bien combinadas las luces, que no parece la obra de un modesto obrero, sino de un artista ya avezado a las tareas del taller”, explicaba el redactor de La Crónica Meridional.


El retrato realizado por Luis Díaz Vila era una copia exacta 
del publicado por La Crónica Meridional en 1888
 


Debido a su éxito, la obra estuvo expuesta durante unos días en el Café Universal, pues  el artista viajó una semana después a la Corte para hacer entrega de esta al joven ministro. Desgraciadamente, el político moriría trece años más tarde, asesinado en Madrid por un anarquista huidizo y poco dado a las relaciones personales.


Aquel  no sería el único retrato por el que habría una mención para Luis Díaz en la prensa, dado que, como figura en el antiguo Diario de Almería, pintó los de Nicolás Salmerón y Rafael María de Labra. Ambos estaban conservados en el claustro del Instituto de la ciudad en 1923. Además, como buen católico, llevó a cabo un cuadro de Jesús orando en el huerto, gracias al cual recibió grandes halagos.


A su muerte en 1923, el redactor del Diario de Almería dijo de él que su nombre quedaría plasmado en la historia del arte español, dado que le consideraba “genial creador de un género único, difícil y escabroso en la escultura, grabado y sus especies”.


Foto de la cabecera

Fco. Gustavo Ghust.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages