La fábrica de pavimentos hidráulicos de Ramón Muley - Almería Costumbrista

La fábrica de pavimentos hidráulicos de Ramón Muley

Share This


El mercado de los pavimentos hidráulicos fue creciendo en Almería a comienzos del siglo XX, al mismo tiempo que los industriales competían fuera de las fronteras andaluzas con sus modelos de baldosas. Así pues, como se señala en un periódico de 1903, el industrial Ramón Muley recibió una medalla de oro en una exposición de París. Dicho señor tuvo su fábrica en calle Granada antes de 1902 y en los números 10 y 12 de Alfareros - actual calle Magistral Domínguez - a partir de la referida fecha.

José Muley Pérez estuvo al frente de la empresa de su padre desde 1907 hasta 1908, puesto que instaló una fábrica de pavimentos en los números 1 y 3 del "Patio de Oña". Por tal motivo, señaló en la prensa que seguiría vendiendo los mosaicos al mismo precio que cuando trabajaba en la de Ramón Muley.

El extenso anuncio, con el titular "NUEVA INDUSTRIA", comenzaba así: "Se participa a los Sres. Arquitectos, maestros de obras y propietarios, que después de vencer grandes dificultades y hacerse de personal competente, puede competir en economía y arte con las principales poblaciones de España y del extranjero".

Es destacable la reseña que hizo el redactor de El Heraldo de Madrid en 1909 sobre la magnífica fábrica de pavimentos hidráulicos de Ramón Muley, a quien describía como "depositario del Ayuntamiento, exportador de uvas, hombre muy bien relacionado en la capital".

Aquel industrial, que no había visto fábricas de mosaicos cuando instaló la suya, tenía una empresa "a la altura de las mejores del extranjero y con todos los adelantos modernos", según el redactor. Para más información, el enviado especial había observado cinco prensas hidráulicas que funcionaban con una precisión y una maestría inimitables, así como también almacenes abarrotados de cemento, losetas y colores. "¡Cuánto portland! ¡Qué preciosos dibujos!", señalaba.

Años más tarde, en 1915, José Vicente Castillo tuvo instalada su fábrica de baldosas en el número 95 de la calle Granada y en el 9 de la calle Muley. Especificaban en la prensa que en el segundo sitio mencionado hubo unos almacenes de la "Gran fábrica de Ramón Muley".

NOTA IMPORTANTE:

Equivocadamente se ha relacionado la empresa de Ramón Muley con la de Pedro Alemán. El reportero de El Heraldo de Madrid visitó dos fábricas de pavimentos hidráulicos en 1909, como bien señala en su artículo: Viuda de Pedro Alemán y Ramón Muley.

Para más detalles sobre esto último, en Memorias de una baldosa. Fábrica La Cartagenera (1917-1981), editado por el Instituto de Estudios Almerienses, queda reflejado que la industria de baldosas Pedro Alemán nació en junio de 1901, es decir, nueve meses antes del traslado de la empresa de Ramón Muley a la calle Alfareros, la cual fue una clara competidora de la primera a lo largo de la historia de ambas. 

Simplemente, sin más, estuvieron situadas en la misma calle, donde había otras que mencionaremos en próximas publicaciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages