Asesinatos en el Teatro Cervantes de Almería - Almería Costumbrista

Post Top Ad

Responsive Ads Here
Asesinatos en el Teatro Cervantes de Almería

Asesinatos en el Teatro Cervantes de Almería

Share This

La actriz Concha Robles trabajaba para la Compañía Tudela-Monteagudo a comienzos de los años veinte del pasado siglo. Siendo jovencita supo conquistar la admiración de su público y por ello se convirtió en una importante promesa del teatro.

Debido a su dedicación desde la adolescencia, ganó el respeto de los expertos que la vieron actuar en los principales coliseos de América y España. Estos la consagraron, según el diario El Faro en 1922, como "una de las más bellas esperanzas de la escena española".  

Seis años antes contrajo matrimonio con un señor que se apellidaba Verdugo - menuda broma del destino -, pero meses después se separó de él "por incompatibilidad de caracteres y de común acuerdo". Así constaba en el documento que firmó el hombre .

A pesar de que la pareja llegó a un entendimiento - ella tenía que pasar la cuarta parte de sus ganancias -, se opuso a que dedicara su vida al teatro y el hombre facilitó una pensión para que la actriz pudiera alimentarse; al verse obligada a ir en busca de Carlos Verdugo en varias ocasiones y a consecuencia de los malos tratos por los que fue condenado en abril de 1920, presentó una demanda de divorcio .

Una sentencia firme de la Audiencia permitió que Robles regresara a los escenarios. Aquel hecho supuso el enfado de su esposo, quien en varias cartas amenazó con quitarle la vida.

Para colmo, en el Diario de Almería del 7 de febrero de 1922 se dio cuenta de las dificultades por las que pasó la joven actriz: "contratada Conchita por la compañía Tudela-Monteagudo fue detenida, a petición de Verdugo, en la estación de Aranjuez, siendo trasladada a Madrid, y conducida a la Dirección general de Seguridad, donde, una vez informados de la sentencia de la Audiencia, fue puesta en libertad".
 
Un mes antes de aquello, Carlos Verdugo hizo honor a su apellido al arrebatar la vida de Concha Robles en el Teatro Cervantes de Almería. Disparó varias veces a la mujer cuando fue a cambiarse de ropa para su papel en la obra "Santa Isabel de Ceres". Además de ella, también perdió la vida el cartelista Manuel Aguilar, de 16 años, puesto que la actriz se colocó tras él, al creer que su marido no dispararía.  

La joven regresó al escenario y se derrumbó sobre él, pero el público no fue consciente de la gravedad de la situación hasta que Aguilar apareció y dijo que, lo que estaba ocurriendo, era tan real como la vida misma. Al poco, el niño se desplomó delante de la primera fila de butacas.

Transcurridos unos días, el director de la compañía de teatro, José María de Monteagudo, expresó su dolor en Diario de Almería: " ¡Oh, noche del sábado, que la fantasía de los poetas convirtieron en noche de brujas y de sortilegios. Tu leyenda acabó para nosotros entrando en una realidad terrible y fría, para nosotros tu noche será la noche del llanto, del dolor, de la amargura; natural herencia de la calumnia y del crimen".

No sabemos si será verdad, pero dicen que en el Teatro Cervantes se escuchan ruidos extraños. Además - esto sí que lo hemos experimentado -, hay cambios bruscos de temperatura en algunos puntos del mismo. La leyenda está servida, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages