La capilla escondida - Almería Costumbrista

Post Top Ad

Responsive Ads Here
Nuestro amigo José María García Redondo fotografió una bonita capilla que se encuentra en una vivienda de la calle Jovellanos de Almería; la realizó con cierta dificultad, dado que la ventana disponía de una malla que impedía obtener un mejor enfoque de esta. Desde aquí le damos las gracias por facilitar la imagen a Almería Costumbrista.



A través de una de las rejas de la vivienda, la cual se halla próxima al Bar Casa Puga, aún podemos asomarnos a un capítulo olvidado de La Malcasada, novela de Carmen de Burgos en la que se refiere a este lugar parado en el tiempo:

Se detenían siempre ante el Señor del Portal, por cuya reja metían la mano para dejar caer una moneda de cinco céntimos. Era una habitación grande, convertida en capilla, muy desguarnecida, con el suelo todo sembrado de calderilla, y en cuyo fondo se veía un enorme cuadro negro. La tradición refería que lo pintó un cautivo con carbón, teniendo las manos atadas. Era una imagen milagrosa, a la que tenían gran devoción los almerienses. Debía haber crecido, según el tamaño del Cristo, que ocupaba toda la pared y apenas se destacaba de su fondo ennegrecido.

Además, en la puerta del inmueble podemos observar un original picaporte, con forma de cisne, cuya fotografía del mismo está en Almería Costumbrista desde hace tiempo.


Este elemento, que sirve para llamar y embellecer las puertas, es también conocido como "aldaba", un término por el que se popularizó el dicho "agarrarse a buenas aldabas". Significa que, en ciertas ocasiones, es necesario tener contactos con personas influyentes. Por eso, dependiendo del tamaño de este elemento, mayor o menor era la popularidad de quien vivía al otro lado de la puerta.

Gracias a la labor que realiza Antonio Sevillano en Diario de Almería, hemos conocido mejor qué historia guarda este rincón olvidado, cuyo edificio ha sido recientemente restaurado y ahora se encuentra embellecido como merece. No esperábamos menos, al tratarse del inmueble del Santo Cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages