Las vías de la miseria - Almería Costumbrista

Post Top Ad

Responsive Ads Here
Las vías de la miseria

Las vías de la miseria

Share This
Son muchos los barrios españoles que combaten la pobreza desde las chabolas o las casas cueva en las que malviven sus gentes. Algunos ejemplos: La Chanca o el Albayzín de Granada. No obstante, si ponemos nuestra mirada en diversos puntos del mundo, observaremos la situación de otras personas, las cuales luchan por sus vidas.
No conviene olvidar casos particulares en los que han tenido que intervenir importantes organismos, como la UNESCO, para salvaguardar las vidas de algunos seres humanos. Ese es el caso de La Chanca de Almería: “Una impresión dantesca, una imagen muy bella de la ciudad, pero sufría condiciones tercermundistas. No existía ni agua, ni alcantarillado, es decir, lo mínimo que un ser humano debe tener”, así es como habla José García Rueda, presidente de la asociación de vecinos del barrio La Chanca de Almería, sobre las difíciles condiciones en las que vivían sus habitantes.
Por esta razón, desde muy pronto se hizo necesaria la intervención de arquitectos para elaborar unplan de estructuración con el que pasar al otro lado de una frontera que les hacía distintos del resto de sus conciudadanos. Posiblemente, su diferencia no fuera más que la de un barrio que estaba integrado por todo tipo de personas, es decir, por gitanos, magrebíes y payos, que convivían sin generar conflictos y que, además, lo hacían en la más absoluta miseria: “Gente pobre, pero con dignidad”, dice uno de los vecinos de La Chanca en un vídeo realizado con motivo de la transformación que estaba viviendo el barrio hace ya varios años.
Muchos son los planes de estructuración que se han propuesto en España desde mitad del siglo pasado para que barrios pobres como este salgan adelante. Sin embargo, la peculiaridad del plan de La Chanca era que estaba hecho por personas que ocupaban cargos de diversa índole: arquitectos almerienses como Ramón de Torres, poetas de la talla de José Ángel Valente, quien recibió el  Premio Príncipe de Asturias en el año 1988, fotógrafos espectaculares como Pérez Siquier oManuel Falces, ex director del Centro Andaluz de Fotografía, y escritores de prestigio como ya lo era por entonces Juan Goytisolo. Todos ellos se pusieron manos a la obra para emprender un largo viaje que no ha finalizado, pues aún no se han cumplido todos los puntos del plan estructural, aunque sí una gran parte de ellos.


Más allá de hablar de rehabilitaciones urbanas, hablar de La Chanca es también hacer una referencia a la historia de España, dado el origen milenario de este barrio. Negar su progreso seríair en contra de nuestra propia identidad y también significa no reconocer que de sus calles han salido grandes artistas, comoTomatito o el Niño Josele, quienes hoy en día son reconocidos mundialmente; supone, además, seguir creyendo en una frontera que no sólo tiene lugar de forma física, sino que se refleja en el ánimo de aquellas personas que, desde siglos, han luchado por salir de la situación de pobreza y olvido a la que le condenan muchos conciudadanos. No favorecer a estos seres es, nada más ni nada menos, que no creer en los sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages