Plaza San Pedro - Almería Costumbrista

Post Top Ad

Responsive Ads Here
Plaza San Pedro

Plaza San Pedro

Share This

La Plaza San Pedro – Glorieta de Sartorius -, uno de los rincones más plácidos y bellos de Almería, ha sufrido todo tipo de ataques a su arquitectura desde que fuera creada en 1848 durante el mandato de Eugenio Sartorius y Tapia. Era conocida como Plaza de San Francisco en la antigüedad y estaba dedicada a los Alarbaderos de 1841, un cuerpo que se sublevó e hizo que le costase la vida al general León.
Contó esta plaza con el convento de San Francisco, que fue suprimido en 1837 y trasladado al sitio en el que se halla hoy. Según explica el padre Tapia en su libro “Almería. Piedra a Piedra. Biografía de la ciudad”, “en 1838 y en 1843 el Ayuntamiento lo pidió para derribarlo, abrir una plaza en su solar y emplear los materiales del derribo en la construcción del muelle de Poniente” y añade que “se opuso el gobernador militar, que destinó el edificio a cuartel de la Milicia Nacional, prisión military almacén de Intendencia”.
La fuente central – réplica de la original – conserva el primer nombre que se le dio a la plaza, pero también ha tenido otros, como “Isabel II” o “Plaza de la Libertad”; junto a ella contaron con su sede el Casino y el Círculo Mercantil, situados hoy en el Paseo. Además, se sabe que, en una casa que existía en sus alrededores, nació el maestro Padilla, quien tuvo a bien crear grandes obras como La Violetera o El Relicario.

Casi nada tiene que ver hoy esta plaza con la que hubo en un principio, pues sus bonitas pérgolas, rodeadas de plantas que se enredaban en ellas, fueron sustituidas por otras que restaron encanto al sitio; para la construcción de los aparcamientos que hay debajo de ella, hubo que levantarla medio metro, hecho que supuso un terrible golpe a su estructura. Se podía haber evitado haciendo más profunda la entrada actual a los aparcamientos.

En la actualidad cuenta con parte de los bancos que tuvo cuando fue construida, pero también han destruido otros que fueron añadidos posteriormente, entre los años ochenta y noventa, y que hoy se pueden observar en la Plaza Flores. Esperemos que las autoridades sean benevolentes con ella con el paso de los años, pues un espacio como este ha de conservarse lo mejor posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages