El motín de hoy: Lunes 9 de Mayo de 1898 - Almería Costumbrista

Post Top Ad

Responsive Ads Here
El motín de hoy: Lunes 9 de Mayo de 1898

El motín de hoy: Lunes 9 de Mayo de 1898

Share This
Imagen del post: Spacelives
1898 fue un año de severas hambrunas y guerras, como la ocurrida entre España y Estados Unidos. Así lo demuestran los ecos que aún nos llegan de aquella época, en la que los ciudadanos españoles, molestos por los acontecimientos que estaban sucediendo, salían a la calle a manifestarse en favor de sus derechos, por un precio no abusivo de los alimentos. Almería, por supuesto, no iba a ser menos.
El diario La Provincia informaba sobre lo ocurrido más allá de las fronteras de la redacción, pero también hacía saber el descontento de los habitantes almerienses: “desde las nueve de esta mañana notábase mucha agitación en el Barrio Alto, donde un grupo de mujeres, que poco a poco fue aumentando, pedía a gritos que rebajaran el precio del pan” y continúa diciendo que “cuatro parejas de la benemérita y algunos municipales procuraban impedir que la manifestación  viniera al centro de la capital, como las mujeres pretendían”.
Este diario no pudo negar lo evidente, puesto que, a medida que iban ocurriendo los hechos, ya no eran sólo mujeres las que llevaban a cabo este motín. Los ánimos estaban tan caldeados que el grupo, armado con garrotes y alguna que otra pistola, se encontraba formado por mujeres, hombres y muchachos dispuestos a conseguir sus objetivos a cualquier precio; con valentía“atravesaron la Rambla de Belén, y por la calle de Murcia invadieron el centro de la capital, dando desaforados gritos de ¡abajo los consumos! ¡Queremos el pan barato! ¡Tenemos hambre!”, como señala La Provincia en el artículo publicado el 9 de Mayo de 1898.
El Señor Ahumada, responsable del Gobierno Civil, se asomó a la ventana de dicho edificio, pronunció unas palabras que no gustaron a los manifestantes, y alguien, no se sabe bien quién, disparó un revolver. Ante esto, la Guardia civil, que había sido apedreada, hizo algunos disparos al aire y ocupó varias calles para que nadie se detuviera en los alrededores del Gobierno.
Tras un estado de sitio, varias tiendas rotas y algún que otro herido, el alcalde Guillermo Verdejo llevó a cabo las siguientes medidas: expender pan en la Casa Consistorial y en el mercado público a cuarenta y cinco céntimos el kilo, suprimir los derechos de Alhóndiga sobre las especies y el impuesto para los puestos en los que se vendían patatas y hortalizas.
Terminaba así una jornada inolvidable en Almería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages